anuncios

Menos del 10% de denuncias de abuso sexual llega a los tribunales



“Será que soy yo la que estoy fallando, será que estoy provocando”, se llegó a cuestionar Evelina, nombre ficticio de una joven que a los 12 años de edad fue víctima de un intento de violación sexual por parte de un vecino pero que ya en edad adulta vivió la horrible experiencia de ser abusada por un amigo.
Evelina, es una muestra de los más de 19 mil casos de denuncias de delitos sexuales de los que han sido víctimas menores de edad entre 2014 y 2018, estadística desproporcional a la cantidad de casos que llegan a los tribunales por los cuales el Ministerio Público obtiene sentencias ejemplificadoras.
Los casos de delitos sexuales puesto en conocimiento de las autoridades, revelan que la niñez dominicana está en serio peligro y al parecer los responsables de resguardar el interés superior del niño no lo están tomando muy en serio. Los números hablan por sí solos: el Estado, no cuenta con la suficiente capacidad institucional, profesional y social para hacer frente a los miles de denuncias de abuso, violación, agresión y otros delitos sexuales que se cometen contra los niños, niñas y adolescentes.
Es frecuente escuchar a padres o tutores de adolescentes abusadas por un adulto: ¡que me le pague lo que ella merece! Pero eso no es lo más alarmante. Datos ofrecidos por la Procuraduría General de la República y el Poder Judicial reflejan una disparidad entre la cantidad de denuncias que recibe el Ministerio Público y el número de condenas obtenidas una vez se judicializan los casos.
Por agresión sexual, violación, acoso, incesto, seducción y exhibicionismo, las fiscalías del Distrito Nacional, Santo Domingo Este y Santiago, recibieron 19,057 denuncias en tanto que, para ese mismo período de tiempo, los tribunales de las referidas demarcaciones dictaron 700 sentencias condenatorias a personas sometidas por esos delitos.