U NA HISTORIA DE AMOR IUNA HISTORIA DE AMOR NQUEBRANTABLE POR JESÚS

Arjun y Neha aceptaron a Jesús en medio de una crisis económica. Después de su firme decisión, la aldea, en la cual viven, inició una cruenta persecución. A pesar del dolor y el desprecio, esta pareja ha decidido permanecer firme en la Roca.
    • Una historia de amor inquebrantable por Jesús
    Arjun* es un repartidor de pan. Se levanta a las 4 a.m. cada mañana para entregar pan y pasteles a las aldeas cercanas en su bicicleta. No regresa a casa hasta altas horas de la noche para ver a su esposa, Neha*, y sus dos hijas; Rena* y Pari*.
    Durante un período de pobreza y después de perder el único sustento de trabajo que sostenía la vida de Arjun, un amigo le presentó a un pastor. El pastor escuchó los problemas de Arjun y le habló de Jesús.  En ese momento, el joven padre de familia entregó su vida a Jesús. "Confié en Dios de verdad, con todo mi corazón", explica.
    Después de aquella maravillosa experiencia, llegó a casa y compartió su nueva fe con Neha, quien también creía en Jesús. Al cabo de unas horas, la persecución comenzó casi de inmediato para la pareja. En la india rural, abandonar la fe del pueblo se ve como una traición a la tribu e incluso a la familia.
    Fueron rechazados por las otras personas en el pueblo. Los vecinos amenazaron a Neha y le dijeron que expulsarían a su familia de la aldea si continuaban siguiendo a Jesús. "Les dijimos que seguiremos a Jesucristo pase lo que pase. Él es poderoso y de Su lado no tenemos miedo al dolor", comparte Neha.
    Como consecuencia a su decisión, los líderes de la aldea prohibieron que Arjun y Neha obtengan agua en el pozo. Eran los únicos cristianos en su aldea, y la persecución fue brutal, pero el hecho de que les cortaran la fuente de agua hacía imposible vivir allí. Arjun tuvo que viajar más de una milla a otra aldea para recoger agua todos los días.
    Nada impidió que su fe menguara. Eligieron alegría en medio de la persecución. Durante ese tiempo. Arjun y Neha se reunieron con algunos pastores para discutir su situación y decidir su camino a seguir. Durante tres semanas de oración, la fe de Arjun aumentó, y él sabía lo que Dios le estaba llamando a hacer.
    Llevaría a su familia de regreso a casa y volvería a las ardientes pruebas de persecución. “Cuando somos débiles, lo adoramos. Cuando estamos rodeados de problemas, adoramos más a Dios. Cuando Dios nos llama a amar a nuestro prójimo, nos dice que sigamos sus pasos", comparte Arjun.
    Arjun y Neha están esperando en Dios y creen que su decisión de quedarse en su aldea traerá a más personas a los pies de Cristo, sin importar el costo.