anuncios

Encuestas que dan ganador al candidato


Encuestas que dan ganador al candidato
Dalton Herrera
Santo Domingo, RD
Yehonatan Abelson, académico en The Graduate School of Political Management de The George Washington University, nunca ha recomendado que se publiquen encuestas a favor de un candidato que él esté asesorando.

“A veces la gente vota por un candidato porque cree que el otro está ganado. Por eso en mis campañas nunca lanzo encuestas que digan que vamos a ganar. O sea, si la gente está por votar al candidato que está en un tercer lugar y aparece que el candidato que no quiere está arriba por muchos puntos, la gente deja de votar por el tercero y vota por el segundo para que así el primero no pueda llegar”, explica el experto.

Abelson señala que cuando un candidato muestra que va a ganar por amplio margen podría estar generando un rechazo entre los electores.

““Nadie vota por alguien solo porque sabe que va a ganar; de hecho ese triunfalismo afecta”..”
YEHONATAN ABELSON Experto en campañas políticas.
“Nadie vota por alguien solo porque sabe que va a ganar; de hecho ese triunfalismo afecta en las campañas políticas. Por eso cuando yo veo a candidatos decir que ‘ya ganamos’ o  ‘el triunfo está asegurado’, realmente no entiendo lo que quieren decir o a quienes quieren convencer”, explica el académico.

 Además, justifica que si un candidato promociona una encuesta que lo da ganador por amplio margen lo que hace es unificar a la oposición en su contra.

Manejo de crisis
Ante el destape de un escándalo de corrupción faltando pocos días para un proceso electoral, Abelson aconseja hablar al candidato que resulte más afectado en el estruendo mediático.

“Primero se mide la gravedad. Si el escándalo es suficientemente grave, tiene que dar certezas y dar su opinión. Si el rumor se esparce y no dices nada, todo se complica. El candidato debe tener visión de las cosas, siempre debe ser así, porque la gente espera que este de certezas, explicaciones de lo que sucedió y convencerlos de que es así”.

Abelson concluye que anteriormente los discursos y la retórica eran primordiales para convencer en las campañas electorales. No obstante, reitera que ahora las personas son las verdaderas protagonistas de cualquier proceso político en el mundo.