anuncios

Asesinan pareja de esposos franceses fueron a Haití a una adopción




AFP
Puerto Príncipe, Haití.-Una pareja de franceses de Ardèche fue asesinada a tiros el domingo por la tarde en la capital haitiana de Puerto Príncipe, donde acababan de llegar para realizar una adopción.
Un funcionario de la embajada de Francia en Puerto Príncipe dijo a la AFP que los dos franceses fueron asesinados, pero no proporcionó por el momento detalles sobre la ubicación exacta o las circunstancias de la tragedia.

Tampoco indicó los motivos detrás de los asesinatos, llevados a cabo en un país sumido en una grave crisis política y social.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia expresó en un comunicado, su «gran pesar» después de la muerte de «dos compatriotas en Haití como resultado de una agresión», asegurando que la embajada francesa estaba «en contacto con las autoridades locales para que se arroje toda la luz sobre esta tragedia».

Según dos fuentes, la pareja había viajado al país «para adoptar».

«La pareja había obtenido su primera autorización en 2013, renovada en 2018. Su viaje fue organizado con el propósito de una visita de convivencia, no regresarían con el menor», precisó a la AFP el consejo del condado de Ardèche.

Cada día, Haití se hunde un poco más en una grave crisis social y política. Las constantes protestas, a menudo cargadas de violencia, han reclamado la renuncia del presidente Jovenel Moïse desde agosto, y la violencia de las pandillas preocupa a la sociedad civil.

Monja asesinada en 2016

La monja española Isabel Solá Matas fue asesinada en Puerto Príncipe por desconocidos que le dispararon mientras conducía su vehículo por una calle de la capital de Haití, según reportaron medios de prensa locales.

La misionera, de 51 años y natural de Barcelona, vivía desde hace varios años en el país caribeño, donde estaba dedicada a trabajar con personas pobres.

Isabel Solá Matas recibió al menos dos disparos y una fuente de la Policía dijo a la radio haitiana que en un primer momento presumen que el móvil del crimen fue el robo, ya que los atacantes se llevaron el bolso y otras pertenencias de la víctima.

Las informaciones radiales aseguraron entonces que la monja era muy activa entre los sectores más humildes de Puerto Príncipe, con quienes prácticamente convivía a diario, sobre todo después del terremoto que devastó la capital y otras zonas de Haití en enero de 2010.