anuncios

Detrás de ser ‘popi’ o ‘wawawa’, la explicación de los expertos



En los últimos cuatro años se ha vuelto común en el vocabulario popular en los jóvenes utilizar los términos ‘Popi’ o ‘Wawawa’ para referirse, en la primera palabra a aquellos de clase social acomodada y a otros que tienen un estatus social ascendente, mientras que los ‘wawawa’ son los populares, son los que vienen del barrio, y en ciertos casos son agrupados los ‘nini’, los que no estudian ni trabajan.

El auge de estas expresiones ha llegado hasta la música, donde varios artistas son identificados por esas ‘corrientes’ o ‘fenómeno’ social. El grupo juvenil Lo Blanquito se volvieron populares con los temas “Party de popis” y “Telacuti”, dándole notoriedad al término popi, mientras que de los ‘wawawa’, los que vienen del barrio y adoran el rap y el dembow tienen al representante de esta corriente el rapero Rochy RD.

Y aquellos que los sitúan en el medio de los dos hay quienes les llaman ‘Popiwa’, cuyo término se está volviendo famoso en el vocablo del dominicano y quedó grabado en la canción “Popiwa”, de Lo Blanquito y Crazy Design, del que se desprenden estos versos: “Tú dices que eres popi pero te gustan los wawawa, entonces tu eres popiwa. Te gusta el reguetón, pero te encontré cabeceando rap, entonces tu eres popiwa”.


Hoy en día los motes de ‘jevito’, ‘hijo de papi y mami’, ‘fresa’, ‘hijo de machepa’ y ‘saltapatrás’ han migrado a ‘popi’ o ‘wawawa’.

Aunque se toma como ‘chercha’, lo cierto es que detrás de ser popi o wawawa hay rasgos de discriminación. Así lo explicaron a Diario Libre los especialistas en estudios sociales y folclor, Joel Arboleda, Fátima Portorreal y Xiomarita Pérez.

Image
Prejuicios sociales
Para el sociólogo y profesor de la Escuela de Sociología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Joel Arboleda, las categorías antes mencionadas responden más a prejuicios sociales que a hechos objetivos y aclara que los motes siempre han existido, lo que varían son las palabras.

“De formas diferentes antes se les denominaba ‘tutumpotes e hijos de machepa’ en los años 70 y se han acuñado al profesor Juan Bosch. Aunque este tenía un contenido más político. Influyen cuestiones económicas, pero también raciales”, argumenta el profesor Arboleda.

“Esas palabras expresan formas de prejuicio y estereotipos. La discriminación es la que genera el término y el término solo expresa la práctica social”, afirma el sociólogo Joel Arboleda.

El especialista entiende que la división de estos sectores sociales supone pretender que uno no haga lo del otro, es decir, “el popi que gusta cosas de wawawa es visto como sencillo y humilde. Esto entra de los que contempla la distinción en las ciencias sociales, al acercarse el distinguido (que está en posición superior) en realidad termina distinguiéndose. En cambio, el wawawa que gusta de cosas de popi o que hace cosas de popi, es comparón”, refiere el especialista en estudios sociales.

El hecho de avanzar económicamente viniendo de abajo es motivo de discriminación. Joel cita el caso de los que ascienden económicamente “gracias a su talento extraordinario como peloteros y músicos”, sin embargo, dice que no son “necesariamente aceptados a nivel social”.

Para aterrizar más el planteamiento el profesor nos recuerda la película dominicana “Juniol”, dirigida por Alfonso Rodríguez donde dos jóvenes llamados Juniol, uno rico y uno pobre invierten sus papeles y estilos de vida; el rico se va una temporada a la casa del pobre y viceversa. “Esas películas narran los encuentros entre sociedades”, concluye el profesor Joel Arboleda.