OPINION: Vamos al rescate de la playa "Rio Caño"

Por Praede Olivero Féliz 

Pensé que no volvería a ver a Río Caño besar al Mar Caribe en aquella hermosa ensenada, pero liberamos su cause de la más inmunda basura y descubrimos no sólo que seguían besándose, sino que se juraron amor eterno.

Ahora bien, la pena, la gran Pena, es que por ahí nunca han ido las autoridades, así lo dicen buzos, pescadores, una familia que vive en el lugar, locos de amor por la naturaleza que aún visitan y se bañan en el lugar y hasta una Ciguapa que escapó a jarretasos limpios como aspas hacia la profundidad del mar, buscando la Loma del Curro, abriendo una sombrilla con sus negros y largos cabellos para cubrirse de la lluvia que nos acariciaba tiernamente.

En el trayecto, la basura alimentaba nuestro lamento y nuestra rabia ante este ecocidio, un crimen más fuerte que el homicidio, que debe conllevar como Pena la condena social a las desgraciadas autoridades, que no sirven ni para taco de escopeta.

Pero como con lamentos no se resuelve nada, manos a la obra, vamos por el Rescate de esa playa hermosa, de ese rió que nunca se ha secado y que pide a gritos que no lo dejemos morir.
Formemos el Comité pro Rescate de Rio Caño y su playa, la única de esa naturaleza que le queda al municipio de Barahona.

Llamo a todos los ciudadanos de Barahona, de aquí y de allá, los que están en otras provincias, en la capital y en el extranjero, especialmente a los de Nueva York, a los comerciantes, empresarios, empresas, funcionarios públicos, juntas de vecinos, partidos, etc… etc… a ser parte del rescate.

Y que este esfuerzo se extienda a las playas Casita Blanca, Punta Inglesa, Palito Seco, habilitándole junto a Playa Saladillas. Vamos al rescate.